Historia

/Historia
Historia 2018-09-15T10:41:12+00:00

Ser signo de vida y esperanza testimoniando el Amor
de Dios Salvador revelado en Lourdes.

Historia Maria de Jesús Crucuficado-María Eugenia Ducombs Petit Couvent Lourdes
Las hermanas de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora de Lourdes

Marie Eugénia Ducombs de Tournay

María Eugenia Ducombs de Tournay, Elisa Abadie de Tournay Juana María Mandret d´Aureillan, las tres nacidas en los Altos Pirineos, en Francia. Las tres oyen el llamado de Dios y quieren darle una respuesta.
Su guía espiritual es el padre Juan Luis Peydessus, un ferviente misionero, fundador de los Misioneros de la Inmaculada Concepción. A él, Monseñor Laurence confiesa su proyecto: fundar una congregación.

El sacerdote ve en las tres jóvenes la posibilidad de realizar esta idea. María Eugenia tiene prisa para concretar el llamado recibido, pero la ocasión todavía no llega. Los meses y los años se suceden y María Eugenia aprende a vivir en el mundo sin ser del mundo.

Pasa veinte años junto a su hermano Remi, párroco de Bernardets-Dessus, en los Altos Pirineos. Allí se consagra a la casa del Padre y al cuidado de niños, pobres y enfermos.
En agosto de 1863 el padre Peydessus le informa que ya es el momento. Así, el 15 de diciembre de ese año, en el santuario de Nuestra Señora de Garaison, las tres futuras religiosas profesan sus votos de pobreza , castidad y obediencia ante monseñor Laurence.

A Maria Eugenia, ahora Madre Maria de Jesús Crucuficado, se le confía llevar a cabo la nueva fundación. Esa misma tarde el padre Peydessus lleva a las tres hermanas a Lannemezan y les presta una casa de su propiedad. En seguida varias jóvenes se les unen para ser religiosas.
La pequeña comunidad se agranda. Sin demora, todas ponen manos a la obra y crean un taller para las jóvenes y una modesta escuela.

“La pequeña congregación” como gusta llamarla su fundadora, resulta muy estrecha y las necesidades de misión no faltan . La obra creada por el hermano Juan, en Galan, para pobres y ancianos abandonados, precisa ayuda. Sin dudarlo, un grupo de hermanas se establece en el lugar para secundarlo.

Los peregrinos comienzan a afluir a Lourdes. Por orden del nuevo obispo, monseñor Pichenot, las hermanas se instalan en ese lugar el 2 de julio de 1870.

Padre Juan Luis Peydessus Petit Couvent Lourdes

Padre Juan Luis Peydessus

Monseñor Laurence Petit Couvent Lourdes

Monseñor Laurence

Lourdes permite dar a la congregación su orientación definitiva por la fidelidad a sus orígenes. En la atmósfera sobrenatural de la gruta la espiritualidad eucarística y mariana de la comunidad encuentra un clima favorable para su expansión. Es así como el nombre de Hermanas de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora de Lourdes es reconocido oficialmente por monseñor Pichenot en una celebración en la cripta.

Respondiendo a su vocación apostólica surgen pequeñas comunidades en gran cantidad de pueblos de los Altos Pirineos y en departamentos vecinos. Prontamente las hermanas responden a los pedidos en Francia y más allá de sus fronteras, 1891: Bélgica. L897 Turquía. L900: Argentina. L903 Inglaterra. 1908: Brasil. 1911: Chile y Suiza. 1996: Rumania y Costa de Marfil.
Hoy, esta familia religiosa, desde el lugar en el que este, sigue dando respuesta a las necesidades del mundo y de la Iglesia. En Lourdes continúa amparando peregrinos y personas que buscan un tiempo de reposo en un marco espiritual. Mantienen el deseo de ser fieles a su carisma: “Ser signo de vida y de esperanza testimoniando el amor de Dios revelado en Lourdes.”